Semana Santa 2009

Fotos de Semana Santa 2009 

Como pasa el tiempo, un otoño y un invierno completo y por fin llega la primavera, y este año en Abril la Semana Santa. Hemos estado esperando, como animalillos que hibernan, el sol y el calor y esos días deseados de descanso y de reunión en Arauzo.  Como siempre esperamos que haga bueno, y que podamos disfrutar de las montañas, el sol, los familiares, los amigos que hace tiempo que no vemos, y como no de las celebraciones de la Semana Santa y del Viacrucis que hace 18 años al menos, se lleva escenificando en Arauzo.

Así, llegó el soleado domingo de Ramos, donde se celebró alrededor de la Iglesia la pequeña procesión con los apóstoles y Jesús.  Muchos tuvimos que volver por Madrid antes de volver a Arauzo el jueves,donde ya sí, se notaba que estos días Arauzo se llena de gente y no faltamos casi ninguno por ahí!!! El jueves Santo fue un día soleado, en el que no esperabamos que, aunque las predicciones anunciaban frío el tiempo nos jugase una jugarreta para no poder escenificar el Via Crucis. 

El Viernes Santo amaneció nevando. Muchos nos levantamos de la cama sin esperar lo que vimos por la ventana: tejados llenos de nieve, tremendos copos blancos que caían sobre los coches y el suelo para en gran parte cubrirlo. Así que lo mejor, coger el coche y subir a San Cristobal. Sí, ahí donde en un par de semanas espero que podamos disfrutar del sol y el aire, esta Semana Santa pude disfrutar de algo nuevo para mí y que no creo que olvide fácilmente. He visto muchos paisajes nevados de Arauzo y los alrededores en foto, pero nunca había estado así, en San Cristóbal, pisando la nieve que aún nadie había pisado, viendo como el paisaje primaveral que ya está completamente verde, de repente se veía cubierto de un manto blanco. Pude admirar flores que sobresalían sobre la nieve, árboles cubiertos y una vista preciosa de los montes y de Arauzo con sus tejados blancos.  Y no durante mucho tiempo, porque de repente una nube cubrió Arauzo y ya la vista se perdió pero quedo en mí.  De ahí, continuamos el viaje hasta Pinarejos donde también todo estaba cubierto, aunque eramos más los curiosos que se habían acercado hasta ahí, y la nieve desapareció antes.

Por ello, al mediodía hubo reunión en el teatro y se decidió no realizar el Via Crucis. Ciertamente, todo el Calvario estaba cubierto, los altares preparados pero mojados,  vamos, una pena pero al menos nos quedó una estampa distinta de la Semana Santa en Arauzo.  Durante la tarde continuó nevando, así que tampoco se pudo llevar a cabo la procesión con Vía Crucis, sino que se realizaron todos los oficios dentro de la Ermita de la Soledad (recién reformada).

Así se paso la mitad de estos días de descanso, y ya el sábado se celebró la Vigilia en Arauzo y el domingo la tradicional procesión, iniciada con el encuentro de la Virgen y el Cristo Resucitado. En dicho encuentro, la Virgen cambia su manto negro por uno blanco y más alegre. Después, cada apóstol recita un verso delante de la Virgen y después se procede a la presentación del rosco y a la procesión alrededor del pueblo para concluir con la Misa del Domingo de Resurreción.

Y  partir de ahí, comienzan los regresos a casa, cada uno a su ciudad, a su trabajo, otros se quedan en Arauzo ya con la tranquilidad y sin la aglomeración de gente de estos días, pero todos en el fondo, deseando de que llegue la siguiente oportunidad de volver a Arauzo a descansar, a desconectar, a reencontrarse con amigos, familares, o simplemente a disfrutar de todo lo que este pequeño rincón nos ofrece a todos.

Hasta pronto, que el día 1 de Mayo se colocará el Mayo , y el 16 volveremos a San Cristobal (esperemos que esta vez no esté nevado).